27.11.2014

La Corporación Puerto Madero cumplió 25 años

compartir

El 21 de noviembre se cumplieron 25 años de la creación de la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. , con  la firma del decreto 1279/89.

A fines de 1989 el Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación, el Ministerio del Interior y la entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires acuerdan constituir una sociedad anónima a la que le transfieren el dominio de los terrenos de la zona  -un total de 170 hectáreas- para su reconversión e integración urbana.
El surgimiento de un nuevo barrio.

El Estado Nacional y el Gobierno de la Ciudad son sus accionistas, que designan a los seis miembros del directorio. Actualmente  el esquema sigue siendo el mismo: la sociedad está integrada por ambas partes, en iguales proporciones.

El festejo de los 25 años de la Corporación se realizó el miércoles 26 en la Fragata Sarmiento, en pleno Dique 3. No podría haberse encontrado un escenario mejor. Desde el agua, en una noche despejada, Puerto Madero se desplegaba en todo su esplendor: el Puente de la Mujer, los edificios iluminados, el aire ribereño surcando su imponente geografía.

“Puerto Madero es un ejemplo concreto de que la realidad se puede cambiar cuando se planifica y se trabaja en conjunto”, afirmó el arquitecto Alfredo Garay, reconocido urbanista y actual Presidente de la Corporación. En 1989 era secretario de Planeamiento de la Municipalidad, es decir fue partícipe de su gestación.

Estos 25 años encuentran a un barrio consolidado, con una población residencial aproximada de 15.000 habitantes.

Con algunas últimas obras de gran magnitud en plena ejecución o ya iniciándose, como el complejo de usos mixtos Madero Harbour (Dique 1), el Hotel Alvear (Dique 3), Alvear Tower (Dique 2) y Link Tower (Dique 1). Algunos otros emprendimientos aún están en suspenso, como el shopping del Dique 3, al pie del Puente de la Mujer.

Los terrenos ya son todos privados -no queda ninguno en poder de la Corporación- y son muy pocos los que aún no tienen un proyecto anunciado.

Asimismo, a fines de 2013 con la inauguración de las plazas Raquel Forner y Fenia Chertcoff, en el extremo norte del dique 4, la Corporación completó las obras de paisajismo e infraestructura previstas en el “Master Plan” inicial.

Por su parte, en una transición paulatina que comenzó a mediados de 2011, la Corporación fue transfiriéndole a la Ciudad el mantenimiento de los espacios públicos del barrio. Actualmente, el traspaso ya ha sido concretado: las calles, avenidas, boulevares, malecones y parques están bajo la órbita del gobierno porteño.

A lo largo de todos estos años, la urbanización de Puerto Madero se mantuvo firme frente a los drásticos vaivenes típicos de la economía argentina y la crisis inmobiliaria internacional, posicionándose siempre como el barrio más cotizado de la ciudad. La combinación única entre modernidad, ubicación céntrica y seguridad es cada vez más valorada.

Asimismo, Puerto Madero ha sabido evolucionar armoniosamente como polo turístico y gastronómico, zona residencial y también corporativa, sede de grande empresas nacionales y extranjeras. Además del barrio más joven de la ciudad, es seguramente el más cosmopolita y multifacético. Ese es el secreto de su irresistible encanto.

Con el barrio afianzado, llega este año un nuevo desafío para la Corporación, a la altura de su trayectoria como planificadora urbana: el desarrollo y ejecución de la demorada Autopista Ribereña. Tan demorada, que el proyecto ya existía cuando la reconversión de Puerto Madero no era imaginable.

Ahora es más necesaria que nunca, ya que justamente uno de los grandes obstáculos y limitaciones que encontró el barrio en su crecimiento es el tránsito vehicular, que obstruye sus limitados accesos.

Como todo gran proyecto, pareciera que finalmente encontró su oportunidad histórica, avalado por un reciente y poco frecuente acuerdo entre Nación y Ciudad.

¡En horabuena! Porque además de conectar norte y sur del área metropolitana a través de una nueva autopista que empalme con las ya existentes, va a despejar y reforzar el vínculo de Puerto Madero con Buenos Aires, nuestra ciudad.

A la que también pertenecemos, contemplándola (y completándola) desde su margen más antiguo. A la que le debemos estas raíces desde las cuales seguimos forjando nuestra identidad como nuevo barrio porteño.

Relacionados
Envianos tu opinión (1)